Si estás leyendo esto, lector, es porque el vasto mundo de internet te ha traído aquí. Un link en algún foro, quizás una recomendación en Facebook, o el simple motor de búsqueda del todopoderoso Google te han dirigido a mi blog. No sé por qué has entrado, pero me gustaría que te quedaras.

¿Que qué vas a encontrar aquí, te preguntas? Palabras Mágicas es el título de este blog, uno de tantos blogs de escritura que pueblan la red. El mío puede no ser mejor que los demás, pero intentaré que sea diferente. Si te quedas, encontrarás relatos, cortos y largos; cuentos para todas las edades; algo para leer.

Te ofrezco mis palabras y mis aventuras escribiéndolas.

¿En qué se diferencia de los blogs de otros escritores? En todo y en nada. En el estilo. En el contenido. Y en que encontrarás relatos que no leerás en ningún otro sitio: mis aventuras viviendo con un mago.

¿Cuántas personas conoces que vivan con un mago, un conejo que hace trucos de magia y que tengan un armario lleno de cuerdas que se rompen y se recomponen y barajas de todos los tamaños?

Te ofrezco la magia de las palabras y la magia del abracadabra todo en un sólo blog. ¿Te aventuras?

Anuncios