Consignas para escritores.
CLASE 2: Descripción.
PROPUESTA: Una belleza hecha con palabras,

Telón de Fondo.

Eran sobre todo sus ojos. Sobre aquel escenario, que crujía bajo sus pies como madera vieja, los potentes focos que los iluminaban resaltaban especialmente sus ojos. No sabía si el público era capaz de verlos, si eran capaces de ver algo más que el oscuro traje de lino que se ceñía a su cuerpo como un guante o de la impoluta camisa blanca. Pero ella podía. Tan cerca de él, podía ver el brillo de sus zapatos, encerados con fruición siempre antes de cada función. Sin tocarlo, podía notar la suavidad del chaleco de seda, carmesí como el pintalabios que ella misma llevaba, tratando de hacer juego con él. La piel morena que vislumbraba en el cuello de la camisa medio abierta, sin corbata, brillaba a causa de las pequeñas gotas de sudor producidas por los nervios y las luces.

Y sus ojos, del color del mar en calma, del color del cielo abierto en primavera, brillaban con entusiasmo. Sonreía al hablar y sus ojos sonreían con él. Puede que el público, más atentos a sus largas y delgadas manos que a su rostro, no se fijaran en la suavidad de sus mejillas recién afeitadas, pero ella sí.

Un pase de manos, un fogonazo y una rosa aparecía de las llamas. El aplauso del público amplió su sonrisa e hizo una reverencia, teatral, exagerada, cómica. Las risas de la gente acallaron el sonido de su larga trenza al deslizarse por su espalda y caer con gracia sobre su hombro derecho, enmarcándole la cara.

El pesado telón cayó sobre ellos, con un sonido sordo y seco, ahogando los aplausos finales tras el último número de su actuación. Se miraron, y todas las emociones de las últimas dos horas, de las últimas dos semanas, aparecieron en su rostro. Sus grandes ojos azules eran como una ventana abierta al cielo, y ella siempre estaba deseando asomarse a ellos y volar.

Anuncios