“Write with the door closed, rewrite with the door open.” ― Stephen King, On Writing: A Memoir of the Craft

¡Buenos días!

Hoy vengo con una entrada informativa sobre mi próximo relato. La editorial Portal Editions convoca el I Certamen de Relatos Cortos y Microcuentos Fantásticos y aquí ando, investigando para el tema. ¿Y sobre qué estoy investigando? ¡Sobre puertas y viajes! No os desvelaré la trama de mi relato (todavía) pero he descubierto cosas bastante interesantes sobre simbología y cultura sumeria.

I Certamen Portal Editions

Aquí tenéis el cartel de la convocatoria, por si alguien quiere apuntarse. 🙂

Seguramente todos conocéis, a grandes rasgos, la simbología de las puertas en la mitología y la literatura; pero sigue siendo un tema interesante al que echarle un vistazo, ¿no creéis?

Una puerta es, ante todo, una entrada. Tanto si es la puerta de tu casa como si estás ante un comercio o edificio, la puerta es la entrada al interior de dicho lugar. Sin embargo, en ficción se han asociado históricamente las puertas a las entradas a otro mundo. ¿Quién no se acuerda, por ejemplo, de la puerta de aquél armario que conduce a los hermanos Pevensie al mundo de Narnia?

Las puertas también simbolizan el principio y el final de algo. Abiertas dejan ver lo que hay al otro lado, indicando esperanza; pero cerradas pueden significar encarcelamiento o muerte. Pueden, a su vez, simbolizar el final de un ciclo o una vida y el inicio de la siguiente, como un rito de renacimiento o de renovación. Incluso si la puerta está cerrada, siempre queda el elemento de la esperanza de descubrir qué hay al otro lado. Debido a esta simbología, las puertas también indican transición; el paso de un mundo a otro, o de un estado a otro. Cada vez que pasamos una puerta estamos pasando de un lado a otro, y esta transición queda reflejada en el elemento de la puerta. En literatura, una buena manera de simbolizar la transición que viven tus personajes durante el viaje del héroe es incluyendo alguna puerta o paso destacable en tu narración. Un ejemplo de transición en la literatura lo encontramos en el Andén 9 y 3/4 del mundo de Harry Potter; aunque no es una puerta, estamos ante un punto de transición entre dos lugares (el andén muggle y el andén mágico) y, a su vez, presenciamos la transición de Harry de muggle a mago por primera vez. Es también la barrera que separa ambos mundos para Harry, y que tiene que atravesar cada vez que inicia el año escolar (hasta que ambos mundos queden fusionados en libros posteriores). Esta simbología es la misma que comparten los umbrales, asociados a las puertas y los lugares de paso.

Hay una diferencia entre puertas cancelas muy reseñable: a pesar de que ambas simbolizan lo mismo, las puertas están asociadas con la privacidad, el control y la protección; mientras que las verjas simbolizan la bienvenida, ya que incluso cerradas permiten observar lo que hay al otro lado.

Las puertas y el paso de un mundo a otro ocupan un lugar muy importante en la literatura, la religión y la mitología, y poseen una simbología muy fuerte. Leyendo sobre el tema me encontré con la leyenda de la diosa Inanna y su viaje al Inframundo, durante el cual tiene que pasar por siete puertas antes de ser juzgada por siete jueces, y sobre el que os hablaré en mi próxima entrada 🙂

A pesar de que ya estaba familiarizada con el simbolismo de las puertas y los umbrales en la literatura, ha sido una lectura bastante interesante y que me ha hecho pensar en todas esas historias de ficción y fantasía que todos conocemos y en los que las puertas, aún en un segundo plano, están ahí dejándonos intuir qué hay al otro lado. Alicia en el País de las Maravillas (fe de erratas: en la película de animación, al menos), en el que la puerta incluso habla, es un buen ejemplo de lo que ocurre cuando cruzas un umbral; Las Crónicas de Narnia, mencionado anteriormente, es también de los más claros en este respecto: abres un armario y al otro lado hay un mundo nuevo. Encontramos este simbolismo incluso en cuentos clásicos como Barba Azul, donde la puerta cerrada de la habitación prohibida ocultaba los horrores del marido a su esposa.

Y vosotros, ¿conocéis otras puertas o umbrales significativos en la literatura?

Fuentes:
http://www.sbrusticdoors.com/blog/symbolism-of-doors/
http://www.wisdomportal.com/Portals/PortalSymbolism.html

door3

Anuncios