¡Buenas tardes! Espero que llevéis bien esta mitad de semana, ¡ya falta menos para el finde! Como comentaba hace poco en esta entrada, me compré el libro La Ciudad de la Memoria y hace unos días terminé de leerlo. Si queréis saber de que va (¡sin spoilers!), aquí os dejo mi reseña 🙂 ¡No tiene desperdicio! (El libro, se entiende).

Título: La Ciudad de la Memoria.
Autor: Santiago Álvarez.
Ficha en Goodreads

Sinopsis: Berta Valero, una universitaria ingenua y con apuros económicos, comienza a trabajar casi por azar en la agencia de investigación que regenta un extravagante personaje. Mejías es un detective privado, inconformista y audaz, que se conduce como Humphrey Bogart en un mundo que cambia demasiado deprisa. Juntos indagarán un extraño caso que involucra al muy poderoso clan familiar de los Dugo-Escrich, propietario del mayor grupo constructor valenciano, y cuyas raíces se hunden en un pasado lleno de secretos que todos parecen -o aparentan- desconocer. Mejías desoye las voces que tratan de apartarle del asunto y encadenará situaciones geniales, descabelladas y peligrosas hasta que, finalmente, la caja del tiempo se remueva con el estruendo de una losa mortuoria.

La Ciudad de la Memoria es una historia bañada de nostalgia que trasciende el género y sumerge al lector en una feroz lucha de ambiciones y poder, en un relato de amores insatisfechos que pugnan por salir a la luz. Una palpitante novela negra que nos recuerda que el pasado, para bien o para mal, camina siempre junto a nosotros.

Comentario: La Ciudad de la Memoria ha sido la sorpresa del año. Fijaos que estamos en marzo y os lo digo ya, sin duda alguna. La sorpresa del año. Inicialmente no entraba en mis planes leerme este libro, pero tras asistir a la presentación del libro en Murcia y escuchar al autor, Santiago Álvarez, hablar del mismo, fui corriendo a comprarlo y me lo he leído del tirón, aparcando los Relatos Completos de Asimov que tenía empezados. Y la experiencia me ha dejado queriendo más; más de Mejías, más de Berta y más de Valencia.

El libro me ha mantenido enganchada de principio a fin, pero no ha sido sólo por la trama de misterio que subyace en toda novela negra. Esta vez han sido los personajes los que han hecho que el libro sea difícil de dejar. Los personajes y la narración fluida y sencilla del autor, que te transporta a la escena misma donde se suceden los hechos.

Vemos una Valencia nueva, una Valencia histórica pero también real, a través de los ojos de Berta y de Mejías, los dos maravillosos protagonistas de esta obra. No podría decir quién me ha gustado más: si Berta con su pragmatismo y su sencillez pero con ese puntito de aventurera que le hace buscar a Mejías; o el mismo Mejías, el detective más extravagante del mundo, con problemas para relacionarse con la gente pero que acaba encariñándose tanto de Berta que no puede pasar sin su ayudante. Debo decir que me he sentido todo el rato identificada con Berta: responsable, pragmática, nerviosa, (regordeta) y con genio; pero que no puede abandonar a Mejías, aunque la meta en líos, porque sabe que se necesitan.

Yo quiero pensar que habría hecho lo mismo.

Sin entrar en detalles de la trama (sólo diré que me ha hecho reír, me ha mantenido en tensión, y a punto ha estado de hacerme llorar) os diré que mi escena favorita es la última, la escena con la que cierra el libro. Para mi esa escena es perfecta: es el perfecto retrato de la relación de Mejías y Berta, y esa relación es el alma del libro.

Estoy deseando leer las próximas aventuras de estos dos valencianos tan especiales, ¡espero que lleguen pronto!

¿Lo recomiendo? Sí. Tanto si te gusta el género negro como si no, recomiendo muchísimo este libro a todos los lectores. ¡Leedlo, insensatos!

Valoración: ♥♥♥♥♥

Sin duda habrá que estar atentos a todo lo que lleve la firma de Santiago Álvarez. ¡Intentaré que Alice no se coma mi ejemplar!
Feliz lectura a todos 🙂
Anuncios