Llevaba tiempo queriendo mostraros un relato en el que trabajé a principios de año y del que estoy bastante orgullosa. Lo presenté a un certamen para una antología y, aunque no cuajó, me siento satisfecha con el resultado porque ha sido la primera vez que me meto en el terreno de la ciencia ficción. No sólo eso: también es mi primer relato contado en primera persona y en modo diario, algo que ya comenté que quería intentar para una novela y que he puesto en práctica aquí por primera vez.

Así que, os dejo con Proyecto Tierra. Espero que os guste, ¡y espero vuestros comentarios! ¡Feliz lectura!

Proyecto Tierra

Nombre: Dormund.

Fecha de nacimiento: 13.0.2.0.16

Nombre de nacimiento: Dormund Relar.

Lugar de nacimiento: Paidan, Karùs.

Otros nombres: Mildson Orus.

Apodo: PenPen.

Lealtad: Karùs.

Rama: división científica del ejército de Karùs.

Años de servicio: en servicio desde el 0.0.3.0.26.

Rango: Sargento.

Lugar: Karùs.

Mandos: División Científica Número 5.

Unidades: Dos.

Conflictos: Apoyo táctico durante la guerra contra Morhard.

Condecoraciones: medalla al mérito científico.

Valoración psicológica: El Sargento Dormund posee unas cualidades analíticas superiores a la media así como el ojo crítico requerido de un científico de su rango. Tras someterse a varias pruebas se concluye que sus capacidades de raciocinio y observación están en perfecto estado. El candidato es apto para la misión.

Valoración superior: Se recomienda para esta misión al Sargento Dormund Relar, jefe de la División Científica Número 5 de Karùs, tras superar las pruebas psicológicas y físicas pertinentes. El Sargento Dormund se infiltrará solo en el planeta SOL3, tercer planeta del Sistema Solar vecino, con órdenes estrictas de observar sin interactuar con sus habitantes. El Sargento Dormund ha demostrado durante sus años de servicio ser el candidato ideal para esta misión gracias a sus dotes de camuflaje y de observación.

Detalles de la misión: Enviar al Sargento Dormund durante 15 días a SOL3. Cortar todo contacto no urgente con el soldado durante la misión, para no comprometer la misión. El soldado deberá observar y anotar tantos datos como sea capaz de conseguir durante el periodo. Queda terminantemente prohibido contactar con las formas de vida locales.

Día 1.

Diario de la misión clasificada 0227ZCP. He sido elegido por el alto mando para infiltrarme entre los habitantes del planeta SOL3 gracias a mi alta capacidad de camuflaje. Mi misión: descubrir todo lo que pueda de la vida en este planeta y reportarlo a mis superiores, quienes evaluarán si la vida en este planeta ha alcanzado ya todo su potencial y están preparados para abrirse a la vida galáctica o, por el contrario, aún les faltan años de desarrollo.

Tiempo requerido: dos semanas.

Partida: mañana a las 00.

Regreso: día 15 a las 00.

Órdenes: no interactuar con ningún humano. No ser visto por nadie. En caso de ser avistado, contactar con el equipo de extracción y esperar en el punto de recogida. Si todo va bien, el mismo equipo que me dejará en el SOL3 me recogerá tras 15 días de investigación.

SARGENTO DORMUND.

Día 2.

El día ha llegado. Con todo preparado, el equipo de extracción me ha dejado en el punto acordado tras quince horas de vuelo intergaláctico a la velocidad de la luz. El planeta SOL3, conocido como Tierra por sus habitantes, está situado en el Sistema Solar, sistema vecino de nuestro Cúmulo 42, donde se encuentra mi hogar, Paidan.

Se han realizado muchas pruebas antes de esta misión y se ha comprobado que el aire, aunque más bajo en oxígeno que en mi hogar, puede ser respirado por mi raza sin más problemas que una leve fatiga; para evitarlo, he entrenado durante meses en atmósferas bajas en O2 habituando a mis pulmones a la falta de aire. No hay radiación en el ambiente y la capa de Ozono protege nuestros cuerpos de los rayos del Sol tal y como lo hace con los humanos, así que mi salud no corre peligro.

El punto de extracción escogido es un callejón tras un edificio de tres plantas de aspecto viejo. Mi misión es simple: infiltrarme en uno de sus hogares y observar la vida de una familia cualquiera para ver hasta dónde ha desarrollado su inteligencia el pueblo terrestre.

Volveré a informar cuando encuentre una familia adecuada para el experimento.

SARGENTO DORMUND.

Día 3.

Tras mucho vagar, ayer conseguí dar con el lugar ideal. Estoy infiltrado en una casa unifamiliar de tres pisos, con unas habitaciones en la planta de arriba donde los humanos van a descansar; un habitáculo muy grande en la planta inferior lleno de trastos polvorientos; y una planta central, donde parecen hacer la mayor parte de la vida y en el que hay varias habitaciones destinadas a distintos propósitos.

La familia está compuesta por una mujer de mediana edad y un hombre, que parece ser su compañero sentimental; su descendencia, un hombre más joven y dos chicas, ninguno de los cuales ha llegado aún a la edad adulta. También tienen amaestrados una serie de animales; tras mirar en mi base de datos, concluyo que se trata de dos perros, un macho y una hembra, y una gata.

He decidido que el mejor lugar para camuflarme es el salón más grande, donde la familia come y pasa la mayor parte del tiempo. En este lugar hay una especie de asiento en el que caben todos, incluidos los animales, de aspecto mullido y cómodo y donde pasan la mayor parte de la tarde. Hay varios muebles que adornan el lugar y aparato retransmisor de imágenes y sonido muy parecido a nuestros comunicadores.

Mis habilidades de camuflaje me permiten fundirme con el mueble sobre el que se recuestan a descansar y observar todo el salón, sus movimientos y la caja de imágenes y sonidos. Desde aquí observaré sin ser visto el comportamiento de esta familia.

SARGENTO DORMUND.

Día 5.

Llevo dos días infiltrado sin contratiempos. Los humanos no se han percatado de mi presencia, aunque temo que el gato sospeche de mí; siempre bufa cuando pasa por mi lado, y evita acercarse. Afortunadamente para la misión, los humanos aún no son capaces de comunicarse con sus animales y mi secreto está a salvo.

Las razones que me llevaron a creer que el salón era el lugar ideal para observar eran acertadas. La familia pasa aquí la mayor parte del día. El humano mayor abandona el hogar muy temprano y su descendencia le sigue pronto; es la madre la que se queda la mayor parte del día en casa. Desde primera hora de la mañana la caja de imagen y sonido, conocida en el hogar como “tele”, está encendida y funcionando, a pesar de que muchas veces la mujer no está en la estancia para verla.

Cuando los hijos vuelven de sus tareas, por la tarde, se sientan frente a la “tele” durante horas; especialmente las dos chicas. El hombre joven suele encerrarse en su cuarto sin salir ni hablar con nadie; cuando haya averiguado todo lo posible desde la sala de estar subiré a investigar qué le lleva tanto tiempo y secretismo.

El padre regresa al hogar por la noche y, antes de acostarse, él y su mujer se sientan con la tele encendida. Apenas hablan entre ellos, sólo miran la pantalla.

Mi conclusión es que la tele es un elemento esencial de la cultura humana, y por tanto me dispongo a estudiar sus emisiones de manera concienzuda. ¿Será acaso una forma de comunicarse con sus superiores? ¿Recibirán órdenes de la pantalla sobre cómo proceder en el día a día?

Sigo investigando.

SARGENTO DORMUND.

Día 7.

Llevo dos días observando la máquina que está encendida casi constantemente, la tele. He llegado a la conclusión de que no retransmite ningún tipo de orden o de conocimiento, y de que los humanos no ganan nada salvo entretenerse durante el día con ella. Me llama la atención lo mucho que gritan los humanos que se ven dentro de la tele, como si estuvieran muy enfadados los unos con los otros.

La mujer de la casa suele dejar la tele encendida toda la mañana a pesar de que casi nunca está en la sala. Me ha llamado especialmente la atención el hecho de que en este planeta, al parecer, la justicia se retransmite en directo para todos; quizás es una manera de disuadir a futuros delincuentes. Me pregunto si habrá también ajusticiamientos públicos; si es así, estamos ante una sociedad aún muy primitiva. Durante la franja horaria de las 14:00 (hora terrestre) pueden verse juicios por la tele en el que parte del pueblo da su opinión, a veces en voz demasiado alta.

En caso de decidir contactar con este planeta, recomiendo hablar en voz muy alta, pues parece que quien más grita más aclamado es.

Por el contenido de la tele deduzco también que los terrícolas no han desarrollado nuestra capacidad para socializar con la gente o buscar sus propias parejas, pues tanto hombres como mujeres acuden a un programa especial en el que se realizan citas y pruebas de diferentes tipos para emparejar a los humanos con su pareja más adecuada. Esto supone un grave atraso social, pues necesitan ayuda para juntarse y, por tanto, para procrear. Gracias a este programa especial, llamado “Mujeres y Hombres y Viceversa”, podemos deducir también que su sociedad se establece por grupos de “alfas” que son los que tienen derecho a elegir entre los demás pretendientes y están mejor considerados.

Esta tendencia se da mucho entre los humanos, aunque demuestran ser una sociedad igualitaria pues sus alfas no son siempre machos; en el espacio televisivo “Un Príncipe para Corina” es la hembra la que ejerce de alfa sobre un grupo de jóvenes que compiten por ganarse sus afectos.

Debido a las evidencias recogidas estos días, mi recomendación inicial en caso de un contacto directo con los humanos es de cautela y reserva, pues muchos confunden las aproximaciones amables con una invitación a un rito de apareamiento.

Finalmente cabe destacar que, por lo observado hasta ahora, los humanos son incapaces de resolver ningún conflicto social por sí mismos y acuden a mediadores que transmiten sus mensajes y arreglan sus asuntos en televisión. Destaco la franja de la tarde dedicada al Diario de una tal Patricia, una experta en mediadora a la que conviene tener en cuenta si se desea entablar una paz con los humanos; y el espacio de la noche “Hay una cosa que te quiero decir”, que se dedica a lo mismo. El humano que lleva esta sección aparece en varios otros programas de la tele, por lo que deduzco que se trata de un líder muy importante para los terrícolas.

Continúan mis pesquisas.

SARGENTO DORMUND.

Día 8.

He descubierto algo preocupante sobre los humanos: cuando no son capaces de educar a su progenie contratan a un experto que se encarga de educarlos en su lugar. Imagino que lo emiten por televisión para enseñar a otros padres y que no tengan el mismo problema. La falta de disciplina y educación que muestra la juventud con sus superiores es alarmante y podría causar problemas en caso de un contacto, pues hay jóvenes que son incapaces de alimentarse solos (creando grandes problemas para sus padres por no saber prepararse ni un simple alimento) y esto podría derivar en una sociedad demasiado dependiente de las figuras más autoritarias.

Se observan también altos niveles de agresividad a cualquier edad. Recomiendo estudio exhaustivo de todas las posibilidades antes de entrar en contacto directo con los humanos, pues podría acabar desembocando en una guerra no deseada por nuestra parte.

Otro dato a tener en cuenta es el gusto de los humanos por los experimentos sociales. Uno de los más famosos y mejor documentados es el llamado “Gran Hermano”. En este programa, un montón de humanos conviven juntos en una casa y tienen que superar una serie de pruebas y ganarse la popularidad y el afecto del público para seguir viviendo allí y poder resultar vencedor. Es algo a tener en cuenta que podría beneficiarnos como sociedad, pues muestra cómo se comportan los individuos cuando se les saca de su zona de confort y se les obliga a enfrentarse a situaciones nuevas. Recomiendo llevar a cabo un procedimiento similar en nuestro planeta de origen para conocer más a fondo la mente del pueblo.

Por otro lado, comienzo a comprender por qué la mujer de este hogar tiene la tele encendida todo el rato. Observar conflictos ajenos es harto interesante y me pregunto cómo se resolverán muchos de ellos.

Tengo muchas preguntas sin responder. ¿Encontrará Eva a su Adán en el próximo programa? ¿Estarán juntos para siempre? ¿Conseguirá sobrevivir Paula a su estancia en la casa?

SARGENTO DORMUND.

Día 10.

No me puedo creer lo que este grupo de humanas está haciendo con Anais. Tras aguantar que otra mujer besara a su pretendiente, se derrumbó en pleno programa y las demás mujeres, en vez defenderla, ¡han ido a por ella! Y ahora Anais quiere abandonar el programa. Me parecía que era la mejor opción para el tronista llamado Iván.

Los humanos son muy crueles entre ellos, por lo que he podido observar. De todas formas espero que Anais no abandone el programa, ya que es ideal para ese hombre. Aunque las otras pretendientes opinan que es todo una estrategia retorcida, yo creo que la joven mujer está enamorada de verdad. ¿Y la nueva? ¡Diolinda! Ha llegado arrasando. ¿Cómo se lo tomaran las demás mujeres? Ha ido a por los tres tronistas y les ha gustado a todos.

La presentadora del programa se comporta como una maestra de escuela; ¿será que intenta educar a los adultos? ¿Y cómo es que ha ganado Shaila el reto, si parecía que iba vestida para un funeral? No termino de comprender a estos humanos.

Espero que la gala de Gran Hermano de esta noche me dé también respuestas sobre quién ganará el programa. Investigando fuentes externas a la televisión (aquí tienen una red parecida a la nuestra llamada Internet), he averiguado que la gente está muy comprometida con una concursante, Paula, hasta el punto de amenazar la vida de sus animales domésticos si la mujer no gana el programa.

Es evidente que Gran Hermano es de suma importancia para la cultura terrestre. Mi recomendación es instaurar con efecto inmediato un programa de similares características en nuestro planeta. Así mismo he escuchado unas expresiones verbales que deberíamos adoptar de inmediato si queremos comunicarnos con ellos.

DORMUND.

Ni Dolce ni Gabbana, soy más chulo que la raza gitana.

Día 11.

No puedo creer que hoy me quede sin ver qué ocurre en Gran Hermano. Mi misión acabará pronto y no creo que llegue a saber nunca si Paula será finalmente la ganadora.

Mandaré un mensaje urgente a mis superiores para que me permitan quedarme más tiempo.

Mientras tanto, en Consumidos por el Caos, ¿serán los Nielsen capaces de librarse de su enorme colección de tupperware?

Día 12.

Aún sigo esperando órdenes. He visto anunciado que esta noche dan el debate de Gran Hermano.

Espero pacientemente la hora.

Día 13.

¿Cómo es posible que ese humano, Omar, haya jugado así con los sentimientos de Paula? Ahora que su ex pareja ha entrado en la casa, ha pasado de estar locamente enamorado de Paula a dejarle el corazón hecho pedazos por ir detrás de su ex.

Paula tiene que ser fuerte y aguantar, no puede permitir que esta nueva chica la pisotee y maneje a su antojo. Tiene que plantarle cara a ella y a Omar, y decirles que esa no es la manera honorable en la que dos adultos se comportan.

Por otro lado espero que la audiencia eche a Omar, se lo merece. Anoche quise mandar mensajes a la televisión, pero mi conexión no me lo permite.

Aún espero órdenes de mis superiores.

Ni DolCe Ni GabBanA, sOy mÁs ChuLo QuE la RazA GiTanA.

¡Fuerza Paula!

Día 14.

Prórroga de la misión denegada. Mañana abandono la casa y mi evaluación de los humanos.

En “Mujeres Y Hombres Y Viceversa” Anais finalmente ha abandonado el programa, apabullada por la presión y la presencia de la nueva, Diolinda.

Esta noche es mi última noche para ver “Gran Hermano” y “Adán y Eva”.

¿Podrá verse la televisión humana desde nuestro planeta?

Ni DoLcE nI gAbAnA sOi MaS sHuLo QuE lA rAsA gItAnA.

¡fUeRzA MI PaUlaAaA!

Día 15.

¿Cómo es posible que Lola se haya quedado finalmente con Pedro? ¡Esto es increíble! Era evidente que Thalía le quería más, no puedo creerlo. “Adán y Eva” tiene que estar amañado o, si no, es imposible comprender que Pedro haya elegido a esa vulgar humana por encima de Thalía, que le profesaba amor verdadero.

Estoy ya en la nave, ¡y no me dejan orientar las antenas de onda hacia la Tierra! ¿Así cómo voy a enterarme del resumen de “Gran Hermano”? ¡Ayer se quedaron en medio de un punto de inflexión, una pelea! ¡Necesito saber cómo acaba!

¡VAMOS, PAULA, SE FUERTE, TÚ PUEDES GANAR A TODOS ESTOS HUMANOS!

Buscaré la manera de volver. Tengo que saber qué sucede.

¡FUERZA PAULA!

Ni DoLcE nI gAbAnA sOi MaS sHuLo QuE lA rAsA gItAnA.

¡fUeRzA MI PaUlaAaA!

Nombre: Dormund.

Fecha de nacimiento: 13.0.2.0.16.

Nombre de nacimiento: Dormund Relar.

Lugar de nacimiento: Paidan, Karùs.

Otros nombres: Mildson Orus.

Apodo: PenPen.

Lealtad: Karùs.

Rama: división científica del ejército de Karùs.

Años de servicio: desde el 0.0.3.0.26.

Rango: Sargento.

Lugar: Karùs.

Mandos: División Científica Número 5.

Unidades: Dos.

Conflictos: Apoyo táctico durante la guerra contra Morhard.

Condecoraciones: medalla al mérito científico.

Valoración psicológica: El Sargento Dormund presenta síntomas de ansiedad, poca capacidad para manejar las negativas y una curiosidad rozando lo morboso por las vidas de sus compañeros. No cesa de hablar sobre las maravillas observadas en su estancia en SOL3 y parece incapaz de concentrarse en ninguna tarea durante más de treinta minutos. Recomendamos tratamiento psicológico a fondo antes de determinar su aflicción.

Valoración superior: El Sargento Dormund ha realizado un estudio exhaustivo sobre la cultura humana y las posibles repercusiones de un contacto directo con ella. Tras la misión, su condición psicológica se ha visto afectada y ya no resulta apto para el servicio.

Recomendación: Suspender de manera inmediata cualquier intento de contacto con los humanos. Estudiar a fondo el material entregado por el Sargento Dormund.

Fin.

Anuncios