¡Os traigo el segundo relato gracias al reto de ELDE! En esta ocasión, se trata de algo mucho más original que escribir un sueño o pesadilla; se trata, ni más ni menos, que reescribir un capítulo de don Quijote… ¡y enfrentarlo a una horda de zombies! Algo muy apropiado ya que este año conmemoramos el 400 aniversario de su muerte, en abril de 2016. El reto en concreto ha sido este:

2. Reescribe la escena de don Quijote con los molinos de viento, pero imaginándose que se enfrenta a hordas de zombies.

¡Allá vamos!

Molino y Don Quijote

Aventura de los zombies

En esto, descubrieron treinta o cuarenta estudiantes que volvían, como bien sabía Sancho, de terminar sus finales, pues era febrero y las fechas encajaban; y en cuanto don Quijote los vio, le dijo a su escudero:

—La ventura va guiando nuestras cosas mejor de lo que acertáramos a desear; porque ves allí, amigo Sancho Panza, donde se descubren treinta o pocos más desaforados zombies, criaturas inmundas que viven más allá de su muerte, con quien pienso hacer batalla y devolver a todos al infierno del que algún científico loco, virus maligno o demonio perverso ha sacado.

—¿Qué zombies? —dijo Sancho Panza.

—Aquellos que allí ves —respondió su amo—, de caras largas y pálidas, con expresión hambrienta y brazos caídos.

—Mire vuestra merced —respondió Sancho— que aquellos que allí se parecen no son zombies, sino estudiantes de exámenes, y sus andares pesarosos se deben a que tras muchas horas de esfuerzo, estudios y una peligrosa mezcla de Red Bull y noches en vela han conseguido al fin terminar su tortura.

—Bien parece —respondió don Quijote— que no estás cursado en esto de las aventuras: ellos son zombies; y si tienes miedo quítate de ahí, y ponte a rezar que yo voy a entrar con ellos en fiera y desigual batalla.

Y, diciendo esto, dio de espuelas a su caballo Rocinante, sin atender a las voces que su escudero Sancho le daba, advirtiéndole que sin duda alguna eran estudiantes, y no zombies, aquellos que iba a acometer y podía dañar gente inocente. Pero él iba tan puesto en que eran zombies, que ni oía las voces de su escudero Sancho, ni se fijó en las mochilas caídas ni los apuntes arrugados que llevaban en las manos los pobres universitarios.

—Non fuyades, cobardes y viles criaturas, que un solo caballero es el que os acomete.
Ante el grito de don Quijote muchos estudiantes alzaron las manos para hacerse visera y ver a su contrincante, mientras otros hicieron gestos un tanto groseros que el caballero interpretó como un ataque.

—Pues aunque mováis más brazos que los de Némesis, me lo habéis de pagar.

Y en diciendo esto, se encomendó de todo corazón a su señora Dulcinea, pidiéndole que en tal peligro le ayudae, bien cubierto de su rodela, con la lanza en el ristre, arremetió a todo el galope de Rocinante y embistió con el primer estudiante que estaba delante; y dándole una lanzada en la carpeta, el estudiante de medicina se defendió con tanta furia junto a sus apuntes, ayudado por sus amigos, que entre todos hicieron la lanza pedazos, llevándose tras sí al caballo y al caballero, que fue rodando muy maltrecho por el campo. Acudió Sancho Panza a socorrerle, a todo el correr de su asno, y cuando llegó halló que no se podía menear: tal fue el golpe que dio con él Rocinante.

—¡Válgame Dios! —dijo Sancho—. ¿No le dije yo a vuestra merced que mirase bien lo que hacía, que no eran sino estudiantes, y no conviene molestarles cuando van en manada y están faltos de sueño?

—Calla, amigo Sancho —respondió don Quijote—, que las cosas de la guerra más que otras están sujetas a continua mudanza. Es evidente que estos zombies han sido modificados genéticamente para tener aún más fuerza. Ayúdame a montar de nuevo a Rocinante, pues precisamos de armas mayores para acabar con la plaga. Es hora de buscar mi lanzallamas y, después, volver a ejercer nuestra noble misión.

Y, ayudándole a levantar, volvió a subir sobre Rocinante, que medio despaldado estaba; mientras los estudiantes avisaban por Twitter de la presencia de un loco a caballo en las inmediaciones del campus.

Reto 1: Primer Día
Anuncios