Hace tiempo que no traigo una entrada al blog que no sea un relato (o información sobre A través de la arena), y aunque estoy muy contenta por ello, hoy me he cruzado con este booktag sobre mi vida como autora y quería completarlo. No voy a taggear a nadie; pero, si lo hacéis, ¡avisadme para que me pase a leerlo!

Booktag: mi vida como escritora

¿Con cuántos años empezaste a escribir?

¿A los 4? ¿A los 5? Definitivamente, mi primer cuento es de antes de los 6 años, o con los 6 años recién cumplidos. La verdad, no lo recuerdo muy bien. Solo sé que no sabía escribir, así que mi madre me deletreaba todas las palabras, letra a letra, para que yo las fuera juntando.

Publica tu primer escrito (o un fragmento de él si lo consideras demasiado largo)

Pues, desgraciadamente, no tengo a mano el cuento en cuestión para copiarlo. Por suerte (o por desgracia), lo siguiente que recuerdo haber escrito fue un poema dedicado a mi hermana Andrea, que nació cuando yo cumplí los 6 años. ¡Y me lo se de memoria! Tened en cuenta que tenía seis años cuando lo escribí, vaya.

Sol y luna,

mi hermana en la cuna

durmiendo y soñando

con los ángeles cantando.

Cuando amanece,

el rosal florece,

los pájaros cantan

y Andrea se levanta

Este poema, por supuesto, también iba ilustrado con dibujos de soles, lunas y flores. Los pájaros y los ángeles ya tal.

¿Por qué empezaste a escribir?

Cuando era pequeña, porque tenía historias en mi cabeza que querían salir. La historia de un coche mágico maltratado por su dueño que se escapa y encuentra la tierra de los coches mágicos. El poema para mi hermana. Un poema sobre las golondrinas. La historia de Jack y Rose (acababa de salir Titanic, ¿vale?), dos niños que se pierden en el bosque.

Durante un tiempo de parón, retomé la escritura por los fics y ya nunca la dejé. Siempre he tenido la necesidad de crear. Las palabras son mi mejor instrumento, pero también he pintado algún cuadro (pocos) y, sobre todo, hecho muchísimas manualidades.

Made in Laura
Como cuando me dio por hacer guantes con mangas de jersey.

¿Tienes algún proyecto literario entre manos en este momento?

Teniendo en cuenta que acabo de publicar A través de la arena, estoy bastante parada. Tengo los microrrelatos, los relatos del PatreonLa Otra Fantasía Medieval, ¡que no es poco! Pero en unas semanas como mucho comenzaré de lleno con A través de la arena #2, que no os puedo dejar 6 años esperando.

¿Tienes algún personaje literario propio como favorito?

Adoro a todos y cada uno de mis niños. Alexia Tellería, protagonista de mi primera novela (que nunca llegué a terminar), destaca por haberme acompañado durante largos años; igual que los villanos de esa misma novela, Miles Lebensbaum y Mischa Waldenmann. ¿Sabéis que eran pareja? Y Alex tenía un rollo muy fuerte con su mejor amiga, Soraya.

Pero creo que mi favorita es Nuage. Y Dins.Bekke.

Dins y Nuage
¿Cómo no quererlos, con lo bonicos que son? | Obra de Mariló Delgado.

¿Has publicado alguno de tus escritos?

Respuesta corta: sí. Respuesta larga: ¿os los cuento todos? Los primeros relatos que me iban a publicar no llegaron a nada: se suponía que formarían parte de una antología comarcal, pero que yo sepa no salieron. Creo que dos de esos relatos se publicaron después en una revista gallega, pero hace tanto tiempo que no estoy segura.

Tras eso, tengo cuatro relatos (escritos de adulta) publicados: Un poco de insensatez, publicado en la antología Premios Gandalf 2012; La casa de las siete chimeneas en una antología de retellings gratuitaLluvia, un relato-caligrama para la antología RefugiadosLa heroína de Tres Males, para la antología La isla del escritor.

Por último, pero no menos importante, está mi primera novela, A través de la arena, que he decidido publicar yo misma.

¿Has ganado algún premio en un concurso literario?

Sí, unos cuantos, pero casi todos en la época del instituto.

  • La bolita de nieve, relato ganador del 1º premio en el III Certamen Literario IES Los Alcores.
  • Más que amigos, relato ganador del 1º premio en el IV Certamen Literario IES Los Alcores.
  • Unidas por un sueño, relato ganador del 1º premio en el V Certamen Literario IES Los Alcores.
  • La rosa de los vientos, relato ganador del accésit en el VI Certamen Literario IES Los Alcores.
  • Algo de insensatez, relato ganador del 1º premio en los Premios Gandalf 2012.

Los que gané en el colegio mejor no los cuento.

¿Hay algo malo en el mundo de la literatura?

Sí: el mundillo editorial. No me refiero a toda la industria editorial: me refiero al “mundillo”. El “mundillo” de amiguetes que se dan palmadas en la espalda entre sí y que te cierran las puertas en las narices si no les ríes las gracias. El “mundillo” que quiere hacerte creer que pasar por su aro es la única forma que tendrás jamás de ser alguien. El “mundillo” que te vende la moto de que, si ellos no quieren, tú no publicas.

Ese amiguismo y enchufismo, ese promocionar a gente mediocre porque me bailan el agua, ese menospreciar a otras compañeras porque piensan diferente o se enfrentan a ti. Ese “mundillo” está podrido hasta la médula, y me parece lo peor del mundo de la literatura.

Si esto escuece a alguien, entonces que se lo haga mirar.

A pastar
Ya sabéis lo que hacer.

¿Consideras la escritura como un “trabajo fácil”?

Dios mío, ¡ni de coña! He tenido varios trabajos en mi vida: camarera, niñera, cajera, traductora, profesora particular, profesora de academia y, ahora, escritora. Y de todos ellos, ¡escribir es el más difícil! Escribir por afición es una cosa: escribir por trabajo es otra cosa totalmente distinta. El nivel de disciplina, exigencia y dedicación que requiere es brutal. Como escritora de ficción y articulista que soy, tengo que compaginar mi trabajo en la web con mi trabajo como novelista, y no siempre tengo ganas de ponerme a escribir ficción después de acabar la jornada. Pero sigue siendo algo obligatorio.

Estás a merced de la inspiración (que no de las musas), pero si un día no estás inspirada te aguantas: te sientas y escribes hasta que salga algo y esa sensación de no estar escribiendo, sino golpeando el teclado con la cara, es lo más frustrante del mundo. Como una botella de ketchup a la que hay que golpear para que saque algo.

Esto en relación al acto de escribir como tal: luego están los “trabajos ocultos” de la escritura: las horas de investigación, las horas de aprendizaje y las horas de promoción, que son las más largas. Tienes que darte a conocer, tener un blog, llevar ese blog, pensar artículos, tener presencia en concursos, presencia en las redes, crear una base de lectores…

Me he cansado solo de pensarlo.

¿Algo triste de el hecho de escribir una novela?

¿Triste? Creo que no. Se me ocurren muchos adjetivos negativos asociados al proceso de escritura, pero la tristeza no es uno de ellos. La inseguridad, a veces, me produce tristeza; pero no es el hecho de escribir en sí. Quizás el tener que abandonar una novela a medias porque ves que no tiene salida, que no estás preparada para tu idea, y tener que dejarla. Como me pasó a mí.

¿Ves factible vivir de lo que escribes?

Creo que esto lo he dicho ya mil veces: sí y no. Me explico. Sí, veo factible vivir de la escritura. No, por desgracia no veo factible vivir solo de los royalties de tu novela. A no ser que pegues un gran pelotazo, como Rowling, tendremos que compaginar las novelas con los relatos, la autopublicación con los certámenes, la ficción con los artículos. Yo considero que vivo de lo que escribo, pero no vivo de mi ficción. Todavía, porque pienso ser como JK 😉

Buy Me a Coffee at ko-fi.com

Anuncios