Hoy os traigo una duda que me ha surgido. Escribir una novela en forma de diario, ¿debería, o no debería? A día de hoy mi primera novela va viento en popa en su etapa de corrección, aunque sólo le estoy dando la primera de muchas vueltas. Tengo un relato corto a puntito de salir del horno, y además escribo frecuentemente novelitas (novelletes) en inglés con una temática bastante distinta a lo que suelo escribir, que tiende a ser fantasía. Y me apetece enfrentarme a un nuevo reto más largo, algo más personal aunque no llegue a nada.

Así pues, pensando en ello, se me ocurrió la idea de escribir una novela en modo diario; pero jamás me he enfrentado a algo así. Para empezar ni siquiera tengo una idea, algo sobre lo que escribir. En segundo lugar, ¿es el modo diario la mejor opción de contar una historia? Personalmente he leído muy pocas cosas en modo diario (el único título que me viene a la mente ahora mismo es El Diario de Bridget Jones) y alguna cosa más que me mandaron en el instituto.

Por eso pido vuestra opinión. ¿Qué os parecen a vosotros las novelas escritas en formato diario? ¿Os gustan, os son indiferentes o las odiáis por completo? ¿Qué esperáis encontrar en una historia así?

Si al final me decido a empezarla, os lo haré saber 🙂 ¡Saludos!