Buscar

Laura Morán Iglesias

Página web y blog de Laura Morán, escritora de fantasía y ficción.

Etiqueta

escritores

Vivir de la escritura #2

¡Por fin traigo la segunda entrega! Hace tiempo os traje un método para vivir de la escritura: convertirse en ghost writer, escritor fantasma (comúnmente conocidos como negros, aunque yo prefiero la traducción del inglés). Tal y como dije entonces, vivir de la escritura no significa siempre ser un autor o autora publicado que vive únicamente de las ganancias de sus obras, ya sean de ficción o de no ficción; hay muchas maneras de que convertir la escritura en tu trabajo, y no todas pasan por Amazon.

El método que os traigo hoy es el que a mí más ingresos me reporta: ser content writer, escritor de contenidos.

Content Writer

Método #2: Conviértete en Content Writer

En primer lugar, ¿qué es un content writer? Utilizo el término en inglés porque es el más extendido, y si buscáis trabajo como escritor de contenidos vais a ver muy pocas ofertas. Así pues, es mejor que os familiaricéis con su uso en inglés. Un content writer es aquella persona que se dedica a escribir el contenido de los múltiples blogs y páginas webs que pueblan internet, ni más ni menos.

Imaginad que tenéis una empresa de, digamos, carpintería y trabajos en madera. Tenéis vuestra web, donde hay un catálogo en el que queréis ofrecer vuestros servicios y describir paso a paso las diferentes técnicas que utilizáis, los materiales, e incluso la historia de vuestra empresa, si se trata de algo interesante o familiar. Pero vosotros sois carpinteros, no escritores, y quizás no se os ocurra qué decir o cómo decirlo. Ahí es donde entra en acción un content writer, que transformará vuestras ideas en palabras.

Ahí es donde entra en acción un content writer, que transformará vuestras ideas en palabras.

En el caso de trabajar para una página web de estas características, el trabajo del content writer es algo temporal, que durará lo que dure la creación de la página web. Sin embargo, hay maneras de convertirse en content writer permanente, y esa es a través de las páginas webs y blogs de noticias, reseñas o tutorials. ¿Qué tipos de páginas necesitan content writers de manera permanente?

  • Una web de noticias y reseñas de cine, series de televisión y contenido audiovisual.
  • Una web sobre tecnología.
  • Una web centrada en tutoriales de cualquier tipo.
  • Páginas de reseñas literarias o de productos.
  • Webs de venta al público.
  • Páginas de

Incluso una página como Amazon puede contar con un content writer que se encargue de escribir reseñas anónimas para sus productos (o, si no Amazon, sí los vendedores que venden en ella, no sé si me entendéis). En general, muchas páginas web que precisan de un contenido de calidad y que se actualizan de manera diaria buscan content writers con los que ampliar su plantilla.

¿Cómo me pongo en contacto con ellas?

Si queréis escribir sobre cosas que os interesen, buscad esas webs y estad atentos a si alguna vez publican anuncios en los que buscan escritores, que a veces sucede. Otra manera de acercarte a ellas es escribir un artículo freelance y vendérselo, si quieren comprarlo; por una entrada así pueden llegar a pagar hasta 25 euros si es largo y de calidad, aunque eso depende de la política de la página. Eso podéis hacerlo de manera regular, aunque no siempre vais a vender vuestro artículo, pero es una manera de haceros notar y quién sabe, quizás llegue un día que contactan con vosotros para contar con vuestra colaboración de manera permanente, ¿no creéis?

Otra manera, que fue la que yo seguí, es utilizar páginas como Nubelo o People Per Hour y anunciaros como content writers y buscar ofertas de trabajo en esta área. Si, además, sabéis escribir en inglés, ¡vuestras posibilidades se duplicarán!

Un último consejo: en muchas ocasiones, páginas de noticias y blogs de reseñas buscan content writers… pero no están dispuestos a pagar. En este caso, es cosa vuestra aceptar o no el trabajo, pero si no cobráis no estáis trabajando: es un hobby. Si os gusta y queréis hacerlo a pesar de todo, ¡adelante! Es una gran idea para aprender. Pero que no intenten pagaros con promoción, porque vuestro trabajo cuesta dinero y de la publicidad no se vive.

En muchas ocasiones, páginas de noticias y blogs de reseñas buscan content writers… pero no están dispuestos a pagar. En este caso, es cosa vuestra aceptar o no el trabajo, pero si no cobráis no estáis trabajando: es un hobby.

Valoraos vosotros mismos y valorad vuestro trabajo

Una cosa es una colaboración esporádica y otra es aceptar gratuitamente trabajos por los que deberían pagaros, porque hacer eso devalúa el mercado y sólo conseguiréis que ya no paguen nunca a los content writers.

¡Suerte!

El arte de crear personajes

En esta entrada vengo a hablaros del arte de crear personajes, pero no quiero dar lecciones a nadie. De hecho, no vengo como experta o profesora, sino como alumna. Hace poco me inscribí en un grupo de cuatro cursos de Coursera sobre escritura creativa y el primero que he completado ha sido The Craft of Character, impartido por la Universidad de Wesleyan. Se trata de una serie de cursos en inglés a los que te puedes apuntar pagando una cuota (y se evaluará tu trabajo) o gratuitamente (aunque no recibirás diploma). Yo me he apuntado en la modalidad gratuita, ya que lo que más me interesa es la teoría, y hoy os quiero hablar de lo que he aprendido en las cuatro semanas de curso.

Descubriendo los personajes

Una de las dudas principales que se nos plantea como escritores es ¿de quién hablamos? ¿Cómo podemos construir personajes reales, creíbles e interesantes? Da igual que vayamos a introducirlos en un relato corto, una novela basada en el día a día, un relato histórico o en un mundo de fantasía: la necesidad de crear personajes tridimensionales, con pasiones y vida, que parezcan reales es siempre la misma. La clave para crear un personaje que llegue a importar a lector es sencilla: ¿quién es importante para ti?

Podemos inspirarnos en gente real, personajes de ficción, gente de nuestro entorno o famosos para llegar a dar con el personaje ideal; pero, si estamos comenzando en la escritura, lo mejor es que vayamos creando personajes ampliando poco a poco nuestros círculos. Es decir:

  1. Personajes del entorno familiar: en un primer lugar, deberíamos extraer rasgos y características de la gente de nuestro entorno, que es la que mejor conocemos.
  2. Personajes de nuestra comunidad: ya sea un barrio, un pueblo, una ciudad o una comunidad centrada alrededor de una actividad, el segundo paso es que saquemos personajes de aquí.
  3. Personajes de nuestra sociedad: finalmente, podemos buscar comportamientos y rasgos en nuestra sociedad para crear personajes.

Esto no significa que no te los puedas inventar, pero si estás comenzando, es bueno hacerlo poco a poco, con cosas que conoces y te importan.

Persona

El físico: clave para desarrollar a tu personaje

Para crear tu personaje necesitas, por supuesto, describir su físico. Empieza de arriba abajo, creando una imagen para el lector, pero no hay que usar sólo la vista. No se trata de crear un compendio de características que darle al lector como si fuera una redacción de inglés de cuarto curso. Tienes que darle vida a tu personaje, y para eso hay que recurrir a la vista, al oído y al olfato. No sólo tienes que decir cómo es, sino también ¿cómo habla? ¿Qué clase de cosas dice? ¿Cómo huele? Si describes a una anciana de sonrisa amable pero con un ligero aroma a ginebra, estás diciendo mucho más que si sólo la describes, ¿no crees?

Además, para dar vida a un personaje tienes que pensar, primero, qué te atrae de él. Tienes que querer a tus personajes, incluso a los villanos, aunque no te gusten y estés en su contra. De esa manera, podrás hacer que los lectores también se sientan atraídos. Y una manera ideal de conseguir esa vida que le falta a los personajes es….

AdventureEl conflicto

La clave de un buen personaje es el conflicto, crear un deseo en ellos. No sólo tus personajes principales deben tener un deseo tan poderoso que les mueva a la acción, en oposición a algo que se lo impide y crea conflicto. Tus personajes secundarios también tienen que tener deseos, necesidades y conflictos; que no sean meras herramientas de la trama y de tus protagonistas.

Muchas novelas a lo largo de los años han pecado de tener un elenco de personajes femeninos que no eran más que accesorios para la trama de su protagonista. Pues bien, este es un error como una capital. No sólo es tremendamente machista retratar mujeres sin ninguna clase de deseo interior, que sólo sirven para los propósitos del protagonista y que silencia al 50% de la población mundial; sino que además crea una novela muy descompensada, con personajes planos y faltos de interés. No lo hagas: todos tus personajes, por secundarios que sean, tienen que tener un deseo, un motivo para hacer lo que hacen. La conveniencia de la trama o el protagonista no es suficiente. Así pues, dales a todos un motivo: a tus hombres, tus mujeres, tus niños, tus ancianos y hasta tus mascotas. Todo el mundo quiere algo, ¡recuérdalo!

Cómo lidiar (bien) con las críticas

Ser escritor es muy duro. Seguro que todos lo sabéis ya, tanto si lo sois como si no. No es más difícil que otras profesiones, ni tampoco menos, pues cada cosa entraña su nivel de dificultad y dureza. Sin embargo, dedicarse a la escritura no es precisamente un camino de rosas ni todo es miel sobre hojuelas: hay que trabajar mucho, aprender continuamente y esperar que un día ese trabajo de años de sus frutos. Porque el escritor, a diferencia de otras profesiones (pero al igual que muchas otras), puede ser una persona que escriba toda la vida y jamás se gane el pan con lo que escribe por mucho que lo intente. Y una de las claves para mejorar en lo que hacemos y con lo que tendremos que lidiar siempre son las críticas: tanto las constructivas como las destructivas.

Y, a veces, es difícil.

Reconzcámoslo: a nadie le gusta que le critiquen. Ni para bien ni para mal.

Pero es necesario. Sin críticas a nuestro trabajo nos sería imposible progresar, nos quedaríamos estancados en nuestra mediocridad de principiantes (o nos endiosaríamos en demasía) y nunca jamás alcanzaríamos nuestro verdadero objetivo. Por eso las críticas son necesarias y hay que recibirlas con los brazos abiertos. Eso sí, solo las constructivas. Las destructivas o negativas, esas que solo intentan hacer daño, las puedes tirar a la basura junto a los restos de la comida de ayer.

¿Y qué hacemos con las constructivas? ¿Cómo lidiamos con ellas? El hecho de que sean críticas realizadas con las mejores intenciones y para tu propio beneficio no significa que sean menos duras, más fáciles de digerir.

Lidiar bien con las críticas requiere práctica, una buena dosis de autoestima y, a veces, alguien a tu lado que te ayude.

Esa es, al menos, la fórmula que yo misma me intento aplicar, a veces con mejor o peor acierto. Cuando expones tu trabajo al mundo lo abres a la crítica, ya sea de un lector cualquiera o de un compañero de profesión que intente ayudarte a mejorar; y tienes que saber identificar qué tipo de comentario está haciendo y qué está criticando.

Una crítica constructiva puede referirse a tu gramática, redacción, estilo o fondo de tu historia. Y lo primero que tienes que saber es que no tienes por qué hacer caso a todas las críticas. Las críticas de gramática, ortografía y redacción, por ejemplo, suelen ser las más acertadas y te recomiendo que las escuches atentamente. Sobre todo si provienen de varias voces señalando lo mismo. Cuando escribimos tendemos a la repetición, los dedazos y los despistes en general, además de que podemos desconocer alguna que otra regla de nuestro idioma. Por eso, ¡estas lecturas críticas son muy importantes! Esto no significa que vayan a tener razón el 100% de las veces, pero habrá que estar atentos.

En siguiente lugar están las críticas al fondo de tu historia, a tu trama. Y aquí tienes que aprender a diferenciar entre el gusto personal y el comentario objetivo. Si te señalan agujeros en la trama, incoherencias o sinsentidos, te conviene revisar a fondo tu relato o novela. Pero si lo que te critican forma parte de tu historia y se trata de un gusto personal (por poner un ejemplo, si alguien te dice que tu historia de aventuras tiene “demasiado romance”, no tiene por qué estar en lo cierto. ¿Demasiado romance para quién? Desde luego, para esa persona, pero ¿eso es malo? No siempre lo que te señalen como algo malo es algo que debas cambiar, si tu crees que tiene que estar ahí).

Lo mismo pasa con el estilo, y creo que este tema es el más peliagudo. Que cada uno tiene un estilo al escribir es una verdad universalmente reconocida, y cada estilo es muy personal. Por eso, si lo que critican es tu estilo tienes que intentar relativizar esas críticas. Es posible que te acusen de ser poco descriptivo o de utilizar palabras demasiado enrevesadas, por ejemplo. Y te tienes que volver a preguntar si es algo malo, si lo haces porque quieres…. o si tu estilo es así porque nunca has intentado cambiarlo. Tú y solo tú puedes decidir cuántas consejos seguir y cuántos no, pero cuando critiquen tu estilo plantéate si se trata, de nuevo, de su gusto personal o si tienen razones de peso para decirte que tu estilo podría mejorar, que no cambiar.

Todo crítico tiene siempre su gusto personal: intenta diferenciar las críticas basadas en el gusto y aquellas basadas en aspectos objetivos. Estas últimas son las que te interesan.

Para lidiar bien con las críticas tenemos que tener siempre presente que los lectores y correctores son personas con sus propios gustos y opiniones, que se pueden equivocar tanto como tú… pero que también pueden haber visto fallos que tú no habías notado. ¡Y por eso son tan necesarios! Así pues, cuando uno de tus trabajos reciba una crítica o corrección, intenta discernir ante todo qué es subjetivo y qué es objetivo. Acepta todos los comentarios con agradecimiento, pues se hicieron con la mejor intención; y nunca te cierres en banda ante las críticas, por duras que sean, puesto que te impedirán crecer.

Aunque te duelan (porque siempre duelen un poco).

Aunque creas que no tienen razón porque están siendo subjetivos.

Si te pones a la defensiva con aquellos que te intentan ayudar, créeme: no estas lidiando bien con las críticas.

¿Mi consejo? Busca alguien (una o varias personas) de confianza con quien compartir tus miedos. Porque las críticas dan miedo. De repente te llueven las críticas de tu trabajo, del que tan orgulloso estabas, y te dicen mil errores que tú no habías visto y puede que te entren dudas. ¿Seré lo bastante buena? ¿Valgo para esto? Si tú solo no puedes lidiar con ellas, busca a alguien que te ayude y que te recuerde las cosas buenas que tiene tu trabajo. Que se haya leído la historia y te repita lo mucho que le gustó. 

Una chica muy sabia me dijo una vez que un escritor nunca escribe tan bien como puede pensar; ni escribe tan mal como cree que lo hace (si reconocéis la cita, es que la leyó en algún lado, pero no me dijo dónde). Esto nos indica que ni nuestra historia será tan grande como la vemos en nuestra cabeza (y menos al principio) ni tan horrible como puede parecer después de pasar por unos buenos correctores. Confianza en uno mismo, constancia y aceptación son mis tres claves para lidiar bien con las críticas. Y cuando una de estas falla…

Siempre tengo gente que me ayuda a levantar.

A ellos, solo puedo darles las gracias de corazón.

Y a vosotros, desearos suerte navegando los mares de la corrección. ¡Pueden ser los más difíciles de doblegar!

Insultos entre escritores, ¿cuáles son los mejores?

Todos sabemos que hay que ser educado cuando haces una crítica sobre el trabajo de otro escritor… pero, a veces, ¡cuesta mantener la compostura! O al menos, eso le ha pasado a estos 15 escritores clásicos cuando han opinado sobre las obras de sus compañeros de profesión, fueran o no de su época. Hoy os traigo los mejores insultos entre escritores, un Top 15 que he encontrado en The Elephant (in the room). Algunos ya los conocía, ¡pero otros son nuevos!

Fight

Seguir leyendo “Insultos entre escritores, ¿cuáles son los mejores?”

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: