Buscar

Laura Morán Iglesias

Página web y blog de Laura Morán, escritora de fantasía y ficción.

Etiqueta

relato

[Relato] Aquelarre de Hermanas #2 | OrigiReto febrero 2018

Vuelvo con un nuevo relato gratuito: Aquelarre de Hermanas II. De nuevo, son dos relatos cortos entrelazados entre sí, y que en esta ocasión continúan el relato que os traje en enero, Aqularre de Hermanas. Como podíais imaginar, forman parte del OrigiReto 2018 de febrero y, para quienes no lo conozcáis, es un reto de escritura propuesto por Stiby y Kattydos escritoras blogueras que han querido despertar nuestra originalidad con 24 ideas para relatos. ¡Ellas lo explican mejor en esta entrada! Como cada reto va sumando puntos, aquí os dejo mi tarjeta de este mes.

origireto febrero

Como os he dicho antes, estos dos relatos son la continuación del OrigiReto de enero, así que os recomiendo pasaros a leerlos antes de atacar la nueva entrega para que no os perdáis nada. En esta ocasión, he escogido la propuesta tres, un relato en las redes sociales, para La maldición de los escritores; mientras que La noche del olvido se basa en la propuesta veintidós, un corte de pelo por motivos peculiares. ¡Espero que os gusten!

La maldición de las escritoras

«Estimada Natalia,

Tras examinar tu anterior trabajo de Edad Media, el Aquelarre quería solicitar un nuevo relato. Las Hermanas hemos quedado fascinadas por tus dotes de narradora, y si nos envías un nuevo relato servirá para subir tu nota en la asignatura. El único requisito es que continúes con la historia de la protagonista.

Un saludo,

Cordelia Pérez

Vicerrectora del Círculo Científicomago.

Enviado desde mi iOwl.»

Natalia observó el pergamino que le tendía la lechuza electrónica y parpadeó, confundida. La lechuza desapareció por la ventana y ella se quedó sola en casa. Cogió la Tablet y abrió Facescroll.

«La vicerrectora acaba de mandarme el owlmail más extraño que he leído en mi vida. Aún estoy intentando procesarlo.

Me siento extrañada.»

Acto seguido, abrió WhatSpell y entró en Salem Initiative .

»Chicas! No sabes lo que me acaba de pasar XD

»Alicia está escribiendo…

»¿Es lo de la vicerrectora? ¿Qué te ha dicho?

»El Círculo quiere que entregue un nuevo trabajo pa subir nota, tías

»¿Y eso? o.O

»Se ve que les ha gustado mucho cmo escribo, yo q sé XD

»Pero quieren que continúe la historia anterior, con la misma protagonista.

»Sare está escribiendo…

»Me cago en tus muertos pisaos! Y te ban a subir nota por eso? D:

»Alicia está escribiendo…

»Cuida la ortografía, Sare, joder, que me sangran los ojos.

»Sare está escribiendo…

»Typo. Sorry 😛

»Y qué vas a escribir, Nat?

»Pues ni puta idea, joder. Osea, que ni siquiera sé quién es la prota.

»Yo solo me puse a escribir y me salió de dentro, como si ya conociera la historia.

»Alicia está escribiendo…

»lol XD

»Si necesitas ayuda, ya sabes.

»Deberías investigar un poquito más sobre el período y luego darle a la pluma.

»Con tu imaginación no debería ser problema.

»Gracias ❤ :*

»Cuando vengas a casa trae pan, porfa.

»Alicia envió un archivo GIF.

Cerró la aplicación y tiró el Smartphone en la cama, donde todavía estaba remoloneando. La lechuza le había pillado durmiendo hasta tarde, como casi todos los sábados.

«Mejor me levanto y me pongo con ello» pensó, desperezándose.

—OK Kedward, reproduce la lista de reproducción Escritura en Witchify.

La asistente virtual de su Smartphone se puso manos a la obra, y momentos después la música sonaba por toda la casa. Con un movimiento de mano hizo aparecer una taza de café frío en su escritorio y se dejó caer en la silla. Agarró la taza y calentó el contenido, y con un chasquido de sus dedos hizo aparecer delante suyo la S-Pluma y el pergamino electrónico. También cogió su Tablet y entró en Chirper.

«Natalia Wytte @n_nwytten_n

Subir nota de una asignatura entregando relatos es: bien 😀 #goals #literachirp»

El sonido de una notificación la distrajo, y abrió Facescroll para echar un vistazo a sus comentarios.

«La vicerrectora acaba de mandarme el owlmail más extraño que he leído en mi vida. Aún estoy intentando procesarlo.

Me siento extrañada.

☺  ♥ A 8 personas les gusta esto.

Rob Tennison ¿Ya te han echado del Círculo por jugar con el tiempo?

Me gusta · Responder · 1h

                Marta de Lara Si lo hubieran hecho, habría usado otro conjuro para retroceder XD

                Me gusta · Responder · 1h

Fiona Fawkes Pic it or it didn’t happen!

Me gusta · Responder · 30 min

Will Wytte ¿Qué ha pasado cariño? ¿Todo bien? Dice tu madre que si necesitas que se aparezca en tu casa que va para allá tú no te preocupes que te apoyamos en todo.

Me gusta · Responder · 17 min

Will Wytte Pero deja de utilizar hechizos para parar el tiembo.

Me gusta · Responder · 15 min

Will Wytte Quería decir el tiempo, perdona.

Me gusta · Responder · 12 min

Will Wytte Y a ver cuándo vienes de visita que la yaya Joan te echa de menos y está pensando en mandarte un maleficio por carta si no vienes.

Me gusta · Responder · 11 min

Will Wytte envió un archivo GIF

Me gusta · Responder · 7 min

                Natalia Wytte Gracias, papá. Todo bien. Luego te llamo :*

                Me gusta · Responder · 1 min

Alicia Wonderland Me encanta tu padre, Nat. Señor Will, no cambie nunca.

Me gusta · Responder · 13 min

            Will Wytte Tú también me gustas mucho para mi hija ♥

            Me gusta · Responder · 10 min

            Natalia Wytte Ya os vale.

            Me gusta · Responder · 1 min»

Natalia bufó y cerró Facescroll, avergonzada.

—OK Kedward, toma nota: llamar a mis padres. Matar a Alicia.

—Nota guardada en Recordatorios.

«Genial, ahora me han distraído. No se puede escribir con las redes sociales abiertas» pensó. Dio un sorbo a su café y entró de nuevo en Chirper.

«Natalia Wytte @n_nwytten_n

No hay nada como tener a tu padre y a tu mejor amiga en Facescroll. Las risas a tu costa están aseguradas #sucks #ohwell

Natalia Wytte @n_nwytten_n

Y con tanta tontería todavía no me he puesto a escribir. Chirperas, una pregunta: ¿os interesa que suba a WatParch este relato y el anterior? Si me dejan en el Círculo, claro.

                ○ Sí

                ○ No

                ○ No sé pero me gusta votar

Alice in Wonderland @alice_white_rabbit

Me encanta que el padre de @n_nwytten_n tenga Facescroll XD

Natalia Wytte @n_nwytten_n

En respuesta a @alice_white_rabbit

Voy a echarle un maleficio a tu desayuno de mañana, ya verás.»

—Venga, Nat, deja de distraerte, que se te va a hacer de noche.

La música seguía sonando de fondo, flotando por la habitación, e inspiró profundamente antes de comenzar a dictar.

—La noche cayó de nuevo en el poblado y me vi transportada…

Tirorí tirorá… Tirorí tirorá…

El sonido de su WhatSpell la cortó y con un bufido cogió el smatphone, pensando en tirarlo por la ventana.

—OK Kedward, activa el modo no molestar —gruñó mientras entraba a revisar los mensajes.

«3 notificaciones de Salem Initiative

»Alicia: ¿Has podido escribir mucho?

»Sare: Seguro q se ha pasado la mañana en chirper xd

»Vera: Cuándo tienes que entregarlo??!!! ☺☺☺

»No he pdido escribir na

»porque sois unas pesadas

»sobretodo Alicia

»y no tengo fecha de entrega

Saliste del grupo»

—A ver si ahora puedo escribir, joder.

La noche del olvido

La noche cayó de nuevo en Bodmin y cerré las contraventanas de casa, dejando fuera la oscuridad. El fuego del hogar iluminaba toda la estancia y me senté a intentar leer a la lumbre. Prefería esperar a que el sueño me encontrara leyendo a que el silencio de la noche me transportara de nuevo a la desesperación. Desde aquella noche apenas había sido capaz de pegar ojo: mi mente me llevaba una y otra vez al momento en el que terminamos el ritual, acabando así con la vida de millones de hombres. Saber que habíamos llevado a cabo un silencioso genocidio no era sencillo, aunque volvería a hacerlo de ser necesario.

Ahora las cosas nos iban mejor, a las brujas y a las mujeres. Era lo que me repetía una y otra vez, cuando el pensamiento de que habíamos cometido un error me asaltaba. Habíamos tomado el poder de un plumazo, y habíamos acabado con los que abusaban de él. Pero eso no evitaba que las noches me pusieran los pelos de punta.

Alguien llamó a la puerta y pegué un brinco. Dejé el libro en la mesa y me cubrí con el chal, como si quisiera protegerme de los intrusos.

—¿Quién es? —pregunté con seguridad, acercándome a la puerta.

—Joan, abre. Soy Abigail. —La voz de mi amiga sonaba preocupada, y me apresuré a abrir la puerta. Con ella venía una de nuestras hermanas más jóvenes, Belice. La conocía de haberla visto en algún aquelarre, pero nunca había hablado mucho con ella. Era una chica tímida y callada, pero hoy parecía querer desaparecer de la faz de la tierra: temblaba y tenía la cabeza gacha, aunque no ocultaba la mirada perdida y las ojeras bajo sus ojos.

Las dejé pasar de inmediato y cerré detrás de mí. Por costumbre eché el cerrojo y corrí las cortinas, preocupada de que un vecino fisgón estuviera mirando y nos denunciara por herejía. A veces se me olvidaba que eso ya no podía suceder.

—Sentaos, prepararé té.

Abigail llevó a Belice hacia el diván y le acomodó una manta sobre los hombros, abrigándola a pesar del fuego. Puse el agua a calentar y escogí mis mejores hierbas: una infusión de valeriana y hierbabuena, con un toque de albahaca para darle buen olor y un poco de pasiflora. Belice lo necesitaba con urgencia. Para Abigail y para mí saqué una botellita de licor, que nos sentaría mucho mejor.

—¿Qué sucede? —pregunté cuando el té estuvo listo y Belice sostenía su taza entre las manos. Había aprendido con el tiempo que era mejor guardar silencio hasta que todo el mundo hubiera dado un sorbo de sus bebidas. La joven bruja no habló, así que miré a Abigail en busca de una explicación.

—No lo supera —dijo con simpleza.

No necesité saber más. No superaba la Noche de la Desesperación, el asesinato, tener las manos manchadas de sangre. Un escalofrío me recorrió el cuerpo. No me extrañaba: Belice era un alma cándida que jamás había hecho daño a nadie. Estudiaba para ser curandera, como yo, y ahora…

—¿Y qué puedo hacer yo por ella? —pregunté, intentando sacar de mi mente el horror de nuestros actos.

—Dice que quiere olvidar.

Belice negó fuertemente con la cabeza y cerró los ojos.

—Bel, ¿estás bien? —le pregunté, acercándome a ella lentamente. Ella pareció no escuchar y comenzó a agitarse, adelante y atrás, adelante y atrás, como en un mantra. Le quité la taza de las manos para que no se derramara el té caliente por encima, pero pareció darle igual.

—Apenas habla. Ayer todo lo que decía es «no puedo, no puedo, no puedo más. Lo que he visto es demasiado, quitádmelo, quitádmelo…» —narró Abigail con la voz rota. Parecía tan agotada como Belice. Abigail era su vecina, y prácticamente había visto crecer a la joven—. Desde entonces no ha dicho nada más.

Intenté hablar, pero un nudo en la garganta me lo impedía. Un hechizo de olvido… era posible, sí. Y Abigail sabía que yo podía hacerlo. Pero también sabía que me asqueaban: borrarle la memoria a alguien, aunque fuera para sanarle, era robarle una parte de su ser.

—Estos sucesos… los traumas deben superarse mediante la sanación del alma, no del olvido, Abigail —intenté razonar con ella. Negó con la cabeza y suspiré.

—No podrá. Su alma se ha roto en pedazos, Joan. La única forma de recomponerla es ayudándola a olvidar y que comience de nuevo.

—Es arriesgado. Podría no olvidar lo suficiente. Podría olvidarlo todo, hasta quién es. Podría solo olvidar trozos, y recordar lo que hicimos pero no por qué lo hicimos, y así ni siquiera tendría el consuelo de que fue lo correcto. —Volví a la carga. Odiaba estos conjuros.

—Lo sé. Ella también lo sabe. Pero creo que, dado su estado actual, el riesgo merece la pena.

Miré de reojo a Belice, que se había quedado muy quieta de repente, y tuve que contener un sollozo. Era una joven prometedora: había tenido el don de sanar cualquier pesar solo con una palabra, y ahora estaba perdida. Podría convertirse en una persona completamente diferente… pero ya lo era, en cierto modo. Cerré los ojos, inspiré y me puse manos a la obra. No tenía sentido perder el tiempo. Me giré y comencé a sacar ingredientes de la estantería. Era un hechizo poderoso, pero se podía conseguir con muy poco. Solo había que saber hacerlo.

Junté los ingredientes en un caldero y vertí sobre él una botella de sangre de caballo. El olor inundó el cuarto y me dio arcadas. Lo llevé al fuego y cuando comenzó a hervir, me giré hacia Belice. En mis manos llevaba unas afiladas tijeras.

—Lo siento mucho —susurré. Cogí su larga trenza pelirroja y con un corte me la llevé toda: su melena bastaría. La eché al caldero y el olor a pelo quemado se sumó al de la sangre. Vi que Abigail se tapaba la nariz y la boca, conteniendo las ganas de vomitar. Ninguna bruja se acostumbraba a esto.

Cuando la poción estuvo lista la embotellé y se la tendí a Abigail.

—Llévala a su casa y dásela allí. Si está entre sus cosas es más fácil que no se pierda a sí misma.

Cuando cerraron la puerta, rompí a llorar.

 

¿Qué os han parecido? Me lo he pasado tremendamente bien con la primera parte, incluso tonteé un poco con los programas para hacer conversaciones falsas en Facebook y Twitter. Pero no conseguía darle formato a todo, así que lo he dejado tal y como lo escribí. También se ha perdido algo de formato al pasarlo a WordPress, ¡pero entendéis la idea!

Espero que os hayan gustado. Es posible que el mes que viene continúe esta historia, ¿quién sabe lo que el futuro le aguarda a Natalia? No olvidéis que si os gusta lo que escribo, podéis leer más cositas gratis en mi blog, o por un dólar el relato acceder a contenido exclusivo en mi Patreon. ¡Y también podéis darme un cafecillo para que siga adelante! 🙂

Buy Me a Coffee at ko-fi.com

Anuncios

[Relato] Aquelarre de Hermanas | OrigiReto enero 2018

¡Buenas, y feliz 2018! Os traigo el primer relato del año: Aquelarre de Hermanas. Se trata de dos relatos cortos enlazados entre ellos, y que forman parte del OrigiReto 2018 de enero. Para quienes no conozcáis qué es el OrigiReto, es un reto de escritura propuesto por Stiby y Kattydos escritoras blogueras que han querido despertar nuestra originalidad con 24 ideas para relatos. ¡Ellas lo explican mejor en esta entrada! En líneas generales, el reto consiste en escribir uno o dos relatos al mes, de máximo 1000 palabras, con las ideas que nos dan. ¡Y vas sumando puntos! Yo he ido a por todas y he querido sumar todos los puntos de la ficha, como veis a continuación.

origireto enero

Para cumplir con el reto os traigo Aquelarre de Hermanas, una historia en dos partes: Trabajos de historia El último recurso de las brujas. ¡Espero que os gusten!

Seguir leyendo “[Relato] Aquelarre de Hermanas | OrigiReto enero 2018”

La odisea de la balanza | Relato invitado

La historia de hoy no es mía, pero la quiero como si lo fuera. La quiero porque el relato de hoy, “La odisea de la balanza”, nació gracias al directo conjunto que hicimos el otro día Michel, Blas Cabanilles y yo, jugando con los Story Cubes para Biblioteca-T. Gracias a nuestro vídeo y a nuestras tiradas, que contaban la loca historia del mercader y su balanzanació en Carmen la inspiración para este relato, que me envió para que leyera.

¡Y no podía no compartirlo con vosotros! Con el debido permiso de su autora, Carmen Castro Arroyo, os traigo La odisea de la balanza.

La odisea de la balanza

Si os ha gustado el relato, ¡decídselo a Carmen! Os dejo sus datos de contacto; y yo le haré llegar todos los comentarios que lleguen a esta entrada.

Correo electrónico: carmencastroarroyo@gmail.com

Facebook: Carmen Díaz

Por cierto, ¡que Carmen también dibuja, y lo hace de maravilla! Os dejo con una ilustración que hizo para mi último #microlaura, Risotto con setas.

¿A que es toda una artista?  ¡Pues decídselo!

[Microrrelato] Resistencia Murciana

Dedicado a Enerio Dima, que me dio la frase “tiramos el carro por el pedregal“. También me he inspirado en la portada de The Guardian que eliminaba a Murcia de Europa y que os dejo al final del relato.

Resistencia Murciana

—De verdad, Paco, que por ahí no es.

—Acho, Segun, déjame ya en paz. ¿No ves que estoy conduciendo?

—¿Qué conduciendo ni qué niño muerto? ¡A esto no se le puede llamar conducir!

—¿Es qué crees que tú lo haces mejor?

—¡Por supuesto! ¡Dame las riendas, acho pijo ya!

De un tirón, Segun le arrancó las riendas de las manos y el carro, guiado por pegasos, viró bruscamente en el aire. Paco se aferró al asiento para no salir despedido: el miedo a caer sobre un huerto de limoneros no se le quitaba, a pesar de que su carro era de los más seguros del mercado, con cúpula protectora y cinturones de seguridad dobles. Era una de las cosas en las que no había querido reparar en gastos cuando se compró el carromato nuevo. Lo que no quiso instalar fue el piloto automático, y ahora se arrepentía: cada vez que salían a patrullar, Segun y él discutían por la conducción.

Siempre terminaban igual: enfadados y con uno de los dos arrebatándole las riendas al otro. No sabía cómo los pegasos, a quienes no les gustaban los ruidos fuertes, no se habían rebelado ya contra ellos por tanta discusión.

«En fin, da igual. Lo importante ahora es patrullar» pensó Paco. Sacó los prismétricos de la resistencia murciana, y oteó el horizonte. Los prismétricos no se diferenciaban mucho de los prismáticos normales, excepto que llevaban la palabra “métrico” en el nombre y eso molestaba mucho a los invasores ingleses. Se habían vuelto expertos en molestar a los ingleses con pequeñas cosas, desde que obligaron a Murcia a escindirse de España.

Todo lo que querían los malditos ingleses era su sol, y con magia negra habían separado Murcia de España y la habían colonizado. También habían abierto un portal dimensional, y de repente las huertas murcianas se vieron inundadas de criaturas mágicas. Al principio fue el caos, pero habían pasado ya tantos años que se habían adaptado: usaban pegasos como medio de transporte, los trirrinos eran muy útiles en la labranza y los desfiles del Bando de la Huerta eran mucho más espectaculares desde que se veían unicornios, leprechauns y hadas de verdad entre los huertanos.

«No todo ha sido malo» pensó Paco, escaneando el área. Él se había casado con una mujer-lobo, de hecho; y el novio de Segun era un elfo que se dedicaba al esparto. La comunidad mágica y la murciana eran una, pero los malditos ingleses lo estropeaban todo: a esos sí que no los aceptarían. Así nació la resistencia murciana, que luchaba por erradicar la presencia anglosajona de sus tierras.

—¿Ves algo? —La pregunta de Segun lo sacó de sus cavilaciones.

—Si solo sobrevuelas arbolada, ¿qué pijo quieres que vea? Tira para el pedregal, anda, que hace tiempo que no escaneamos esa zona.

—Acho Paco, que allí viven los trolls y sabes que les encanta tirarnos piedras.

—¿Para qué pijo crees que instalé el escudo? ¡Ya tuve suficientes pedradas la última vez!

Segun refunfuñó, pero dirigió el carro a la zona del pedregal: lo que antes había sido el cauce del Segura. Al convertirse en isla ganaron mar por los cuatro costados, pero habían perdido su río; aunque nadie lo echaba de menos. Toda aquella zona era ahora un pedregal habitado por trolls que, en cuanto les avistaron, comenzaron su lanzamiento de rocas habitual.

El escudo resistió sin problemas, pero Paco no había tenido en cuenta a los pegasos. Asustados por el ruido que hacían las piedras al rebotar con el escudo se encabritaron, y descendieron bruscamente hacia el pedregal.

Ambos hombres gritaron y se abrazaron entre ellos, convencidos de que iban a morir.

El carro se acercaba cada vez más y más al pedregal. El escudo absorbió el impacto y se hizo añicos, y Paco y Segun rodaron por el pedregal, magullados. Al ver a su presa caída los trolls volvieron a dormir: se divertían lanzando cosas, pero luego dejaban tranquilos a sus víctimas. Se levantaron doloridos y recuperaron los pegasos, que bufaban inquietos unos metros más allá. El carro estaba hecho trizas.

—¿Y ahora qué le digo a mi mujer? —gimió Paco, desesperado. Habían gastado mucho en ese carro; esperaba que el seguro de la resistencia cubriera al menos parte de los gastos.

—Que tiramos el carro por el pedregal, ¡jajajajaja! —Rio Segun. Paco supo que, de no ser su mejor amigo, lo habría matado ya.

—No te vuelvo a dejar conducir jamás.

Fin

¡Epílogo ya disponible!

Espero no haber ofendido a ningún murciano con este relato, ¡que yo quiero mucho a los murcianicos! ♥ La imagen que da pie a este relato es la siguiente:

Guardian Murcia

¿Qué han hecho los ingleses con Murcia? Espero que os haya gustado el relato, ¡o que al menos os haya sacado una sonrisa! Recordad que acepto cafecitos para poder seguir escribiendo ♥ Pero, sobre todo, ¡lo que quiero es que sigáis leyéndome y me deis vuestra opinión!

Buy Me a Coffee at ko-fi.com

Nota: Todos los relatos escritos gracias a propuestas en Twitter los recopilaré bajo el HT #microlaura.

[Microrrelato] Héroe en tus ojos

Dedicado a Doña Sierpe, quien me dio inspiración con una sencilla frase: “Eres mi héroe”.

Seguir leyendo “[Microrrelato] Héroe en tus ojos”

[Relato] La casa de las siete chimeneas

Hoy os traigo el relato que presenté para la Antología de retellings Kaidanshu, mi primer intento en el género de terror. Aún podéis leer el cuento dentro de la antología, ¡pero quería subirlo al blog! Se trata de un relato basado en el cuento homónimo, La casa de las siete chimeneas. ¡Espero que lo disfrutéis!

Seguir leyendo “[Relato] La casa de las siete chimeneas”

Antología de relatos La otra Fantasía Medieval: Entrada Informativa

Hace dos días vine con una idea: crear una antología de relatos de fantasía medieval en la que todos los autores nos presentaran un mundo sin machismo ni sexismo, en el que la mujer no fuera inferior al hombre amparada bajo el cliché “es que la Edad Media”. Tuvo tan buena acogida ¡que no sé cómo expresar mi gratitud en palabras! (Y eso, para alguien que se gana la vida con ellas, es mucho decir). Es por eso que he querido hacer una nueva entrada matizando las bases para los escritores y abriendo la convocatoria a ilustradores, lectores cero, correctores, editores… en fin, ¡para todo el que quiera participar!

¿Cómo se puede participar? Si eres escritor, ¡con tu relato! Si la fantasía no es lo tuyo, también podéis ser correctores, o lectores cero. Podéis, también, ofreceros como ilustradores. Y, si queréis, podéis ofreceros a ayudar a escritores que necesiten una mano investigando, ¡o a lo que se os ocurra! ¿Hacéis gráficos? ¡Podéis crear banners para promocionar la antología cuando esté? ¿Sabéis maquetar? ¿Hacer booktráilers? ¿Tenéis un canal de YouTube donde reseñáis vídeo? ¡Dadle publicidad!

Es por eso que, a continuación, voy a dejar las bases para escritores, bases para ilustradores y las instrucciones a seguir por todo el que quiera participar.

antologia medieval

Bases para escritores

  • El tema: el único requisito es que el relato esté ambientado en un contexto medieval. Puede ser todo lo ficticio que uno quiera, mientras que mantenga ese aire a medievo que tienen estas obras. Por lo demás, podéis meter (o no meter) magia, dragones, seres mitológicos, otras razas e incluso podéis hacer una edad media steampunk, si tiene coherencia interna.
  • Requisitos: NO puede ser una sociedad machista. La idea es ser capaces de imaginar una sociedad medieval en la que el machismo no exista. No buscamos relatos que denuncien el machismo, sino que sean capaces de llevarnos a un mundo en el que no sea un problema. ¡Seguro que se os ocurren muchos otros problemas para vuestros personajes!
  • Número de palabras: Inicialmente puse un mínimo y un máximo, pero me lo he pensado mejor. Mientras entre dentro de la definición de “relato”, podéis escribir lo mucho (o poco) que queráis. Alrededor de las 10.000 palabras debería ser el tope (mil arriba, mil abajo) y si escribís microrrelatos podéis enviar un par de ellos.
  • Plataforma de publicación: una vez maquetado, se subirá a una plataforma de publicación gratuita en formato ebook. A no ser, claro, que el resultado sea tan alucinante que alguna editorial lo quiera. En ese caso, todo pasaría por un filtro legal, seríamos coautores y todos tendríamos derechos. Pero mi idea es que sea algo gratuito.
  • Fecha límite: Os voy a dar mucho, ¡mucho tiempo! La fecha límite es el 31 de diciembre de 2016. ¡Tenéis hasta fin de año!
  • Enviad los relatos a lauramoraniglesias@gmail.com antes de 2017.

Para participar como escritores no tenéis por qué avisarme, sólo tenéis que enviar vuestro relato antes de la fecha límite.

Bases para ilustradores

La idea es que, una vez estén todos los relatos, los ilustradores hagan una ilustración en blanco y negro por cada relato. Dependiendo del número de ilustradores y el número de relato, podría tocar a más de una por ilustrador, pero nunca sería una cantidad de trabajo excesiva.

  • El estilo es libre.
  • Podéis dibujar en digital o a mano, y enviarlo escaneado.

Lo importante es lo siguiente: para participar como ilustradores, sí tenéis que poneros en contacto conmigo previamente. ¿Cómo?

Para ser ilustrador, corrector, editor u otros

Cualquiera que no sea escritor y quiera participar en la antología, tiene que ponerse en contacto conmigo a través del siguiente formulario. De esta manera, yo sabré con cuantos ilustradores, correctores, maquetadores, editores, booktubers, artistas gráficos o músicos callejeros cuento cuando me lleguen los relatos.

Podéis apuntaros desde este mismo momento hasta el 31 de diciembre de 2016. ¡Es mucho tiempo! Yo iré contactando con vosotros según os apuntéis y según vaya haciendo falta gente para mover el proyecto.

Cualquier duda que tengáis sobre el proyecto, podéis contactar conmigo a través de mi correo electrónico (lauramoraniglesias@gmail.com), mi Twitter, mi CuriousCat o dejando un comentario a esta entrada. Contactad conmigo incluso si queréis participar pero no se os ocurre cómo, ¡algo surgirá!

La otra Fantasía Medieval es posible y necesaria. ¡Dadle difusión, y gracias a todos!

La otra Fantasía Medieval: antología de relatos cortos [Actualizada]

Yo tenía otra entrada preparada para publicar, pero esto ha surgido y tenía que hacerlo ya, sí o sí. Hoy mismo se ha generado una gran polémica en Twitter a raíz de este artículo, muy acertado, sobre The Witcher 3 y el sexismo, publicado en Todasgamers.com y que viene firmado por la genial Geniousonceayear. En ese artículo, a grandes rasgos, se habla de que a pesar de que TW3 es un gran videojuego, nos plantea un mundo sexista, machista y donde las mujeres no salen muy bien paradas.

Y es verdad.

Pero a raíz de este artículo, que como siempre ha levantado muchas ampollas entre algunos fans del juego, ha surgido un tema que me interesa mucho más: el tema de la fantasía medieval y por qué siempre sigue los mismos tropos. Mucha gente ha defendido que, si ambientas una obra de ficción y fantasía (palabras clave) en el medievo, por NECESIDAD esta obra tiene que ser machista. Porque el medievo era machista.

Así, sin más. Y se han quedado más anchos que largos.

Puedes meter dragones, eliminar la peste, crear razas, incluir magia, inventarte un mundo entero, llenarlo de criaturas fantásticas y, en general, romper cualquier cánon histórico menos el del machismo. Parece que hay gente que no es capaz de concebir una edad media ficticia sin el maltrato, la vejación, violación, menosprecio y sexualización de las mujeres. Incluso en el supuesto de que se incluyan mujeres guerreras, que las hay, estas no se librarán de su ración de sexualización, armaduras incomprensibles y pasados traumáticos (donde el sexo siempre es el arma) para darles un motivo para luchar.

Y yo digo basta.

Como fan del género, no creo que esto deba ser así. Ni tenga que ser así. Es por eso que os traigo una idea, una manera de decirle a todos los que creen que matar y violar mujeres es un recurso aceptable porque “es el medievo” y es la única forma de hacer fantasía medieval buena.

Vamos a crear, entre todos, una antología de relatos cortos ambientados en la otra fantasía medieval. Hago un llamamiento para crear una antología de relatos que rompa esos canones, desafíe lo establecido y abogue por la originalidad. ¡Porque sí se puede!

antologia medieval

Bases para escritores

  • El tema: el único requisito es que el relato esté ambientado en un contexto medieval. Puede ser todo lo ficticio que uno quiera, mientras que mantenga ese aire a medievo que tienen estas obras. Por lo demás, podéis meter (o no meter) magia, dragones, seres mitológicos, otras razas e incluso podéis hacer una edad media steampunk, si tiene coherencia interna.
  • Requisitos: NO puede ser una sociedad machista. La idea es ser capaces de imaginar una sociedad medieval en la que el machismo no exista. No buscamos relatos que denuncien el machismo, sino que sean capaces de llevarnos a un mundo en el que no sea un problema. ¡Seguro que se os ocurren muchos otros problemas para vuestros personajes!
  • Número de palabras: Inicialmente puse un mínimo y un máximo, pero me lo he pensado mejor. Mientras entre dentro de la definición de “relato”, podéis escribir lo mucho (o poco) que queráis. Alrededor de las 10.000 palabras debería ser el tope (mil arriba, mil abajo) y si escribís microrrelatos podéis enviar un par de ellos.
  • Plataforma de publicación: una vez maquetado, se subirá a una plataforma de publicación gratuita en formato ebook. A no ser, claro, que el resultado sea tan alucinante que alguna editorial lo quiera. En ese caso, todo pasaría por un filtro legal, seríamos coautores y todos tendríamos derechos. Pero mi idea es que sea algo gratuito.
  • Fecha límite: Os voy a dar mucho, ¡mucho tiempo! La fecha límite es el 31 de diciembre de 2016. ¡Tenéis hasta fin de año!
  • Enviad los relatos a lauramoraniglesias@gmail.com antes de 2017.

Vuestro relato no tiene que estar protagonizado por mujeres, ojo. Quiero originalidad, quiero leer vuestras historias, quiero mundos distintos en los que perderme y donde las mujeres no sufran sólo por el hecho de serlo. Esto tampoco es una antología hecha por y para mujeres: quiero autores y autoras, todos estamos incluidos y todos disfrutaremos de ella. Todos los relatos que cumplan las bases entrarán en la antología, ¡no hay un límite! Eso sí, me reservo el derecho a dejar cualquier relato fuera que no cumpla la única condición: que no exista el machismo. Para participar como escritores no tenéis por qué avisarme, sólo tenéis que enviar vuestro relato antes de la fecha límite.

Bases para ilustradores

La idea es que, una vez estén todos los relatos, los ilustradores hagan una ilustración en blanco y negro por cada relato. Dependiendo del número de ilustradores y el número de relato, podría tocar a más de una por ilustrador, pero nunca sería una cantidad de trabajo excesiva.

  • El estilo es libre.
  • Podéis dibujar en digital o a mano, y enviarlo escaneado.

Lo importante es lo siguiente: para participar como ilustradores, sí tenéis que poneros en contacto conmigo previamente. ¿Cómo?

Para ser ilustrador, corrector, editor u otros

Cualquiera que no sea escritor y quiera participar en la antología, tiene que ponerse en contacto conmigo a través del siguiente formulario. De esta manera, yo sabré con cuantos ilustradores, correctores, maquetadores, editores, booktubers, artistas gráficos o músicos callejeros cuento cuando me lleguen los relatos.

Podéis apuntaros desde este mismo momento hasta el 31 de diciembre de 2016. ¡Es mucho tiempo! Yo iré contactando con vosotros según os apuntéis y según vaya haciendo falta gente para mover el proyecto.

Cualquier duda que tengáis sobre el proyecto, podéis contactar conmigo a través de mi correo electrónico (lauramoraniglesias@gmail.com), mi Twitter, mi CuriousCat o dejando un comentario a esta entrada. Contactad conmigo incluso si queréis participar pero no se os ocurre cómo, ¡algo surgirá!

¡Dadle difusión y participar! Que todo el mundo se entere, existe otra fantasía y todos podemos participar en ella.

Gracias a Laura L. por darme esta gran idea y animarme a llevarla a cabo ❤

Antología Retellings de Cuentos de Kaidanshu

¡Continuamos con las antologías! Hoy os quiero presentar una antología que nació gracias a la iniciativa del blog Kaidanshu; se trata de una pequeña recopilación de retellings de cuentos clásicos. Un retelling es, para quien no lo sepa, una revisitación: re-contar una historia que ya conocemos. En esta pequeña antología podemos encontrar cinco relatos, y en cada uno vemos una historia clásica desde un nuevo punto de vista: tenemos Belina, de Laura Pérez, que le da una vuelta de tuerca a la clásica Pulgarcita; De mierda hasta el gaznate, de Olivia B. Gastón, con una visión distinta de La Sirenita; La venta,a  de Doll, nos vuelve a contar La Bella Durmiente; Elleh Étoile ha elegido la historia de Momotarô con su relato homónimo; y cierra la antología mi propio relato, Por la chimenea, que se basa en La casa de las siete chimeneas… pero con un toque de terror.

Lena chilló: frente a ella, las sonrisas demenciales de los Siete Colores del Arcoíris. Sintió sus garras en su cuerpo, arrastrándola fuera de su refugio. Un olor nauseabundo emanaba de sus cuerpos. Sus risas se oían por encima de los gritos de Lena.

Por la chimenea es mi primera vez en el género del terror, y aunque sé que aún me falta mucho por aprender, me he divertido mucho participando en esta antología y cogiendo un cuento clásico y transformándolo de esta manera. Si queréis leer la antología, podéis hacerlo de manera totalmente gratuita a través de este enlace o descargarla directamente sin coste alguno. ¡Os esperan cinco grandes historias!

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: